Menu

Todo lo que debes saber para dormir en la vía pública sin complicaciones

16/10/2017

Imaginaros que lleváis todo el día de ruta cuando finalmente llega la hora de parar a descansar. Por el camino os encontráis un pueblo acogedor y a todos os parece buena idea pernoctar en él. De golpe os asaltan las dudas: ¿se puede estacionar en la calle?, ¿Vendrá alguien a decirnos que nos vayamos? O incluso peor, ¿nos pueden multar?

Todas las personas que viajan en autocaravana se han encontrado alguna vez en una situación similar, y es que hasta principios del siglo XXI no había ninguna ley de ámbito estatal que regulase este tipo de turismo itinerante. Fue en el año 2004 cuando, en parte a causa del auge de compra y alquiler de vehículos camperizados, el gobierno central decidió incorporarlos al Reglamento General de Circulación y Estacionamiento de Vehículos de motor, dotándolos por primera vez de una seguridad jurídica que en el resto de Europa ya hacía años que se había implementado.

Más tarde, en el 2008, el Ministerio de Interior aprobó lo que se conoce como “Instrucción 08/V-74” de la DGT, donde quedaba recogido que “mientras un vehículo cualquiera esté correctamente estacionado, sin sobrepasar las marcas viales de delimitación de la zona de estacionamiento ni la limitación temporal del mismo, no es relevante el hecho de que sus ocupantes se encuentren en el interior del mismo, bastando con que la actividad que pueda desarrollarse en su interior no trascienda al exterior mediante el despliegue de elementos que desborden el perímetro del vehículo tales como tenderetes, toldos, etc”.

Autocaravan

Así, el quid de la cuestión reside en la diferencia entre los conceptos “acampar” y “estacionar”, ya que para cada situación en concreto se aplicará una ley u otra. Los motivos principales por los cuales se considera que un vehículo solo está “estacionado” y no “acampado” son los siguientes:

  • Cuando las ruedas de este estén en contacto directo con el suelo y no haya ningún elemento estabilizador, como por ejemplo plataformas.

  • Cuando el turismo no invade más espacio que el que ocupa cuando está cerrado. Es decir, que no hay ningún elemento que pueda superar el perímetro del vehículo por ningún lado (ya sean ventanas abiertas, sillas, mesas, techos elevables…)

  • Cuando no se emiten emisiones o fluidos, sean contaminantes o no, salvo los que provienen de la propia combustión del motor a través del tubo de escape. Un par de ejemplos son el vaciado de aguas residuales en la vía pública o la puesta en marcha de un generador eléctrico en horas de descanso o durante un período prolongado de tiempo.

A pesar de la implantación del nuevo reglamento el año 2008, a día de hoy existen algunos municipios que no hacen una distinción entre aquellos vehículos acampados y los que están estacionados, llegando incluso a prohibir la presencia de autocaravanas en sus calles y a imponer multas a los propietarios de estas con el argumento que la estancia en el interior equivale a la de una acampada.

Es por este motivo que desde Cargoling os aconsejamos que tengáis presente cual es la predisposición de la administración local de cada municipio respecto al estacionamiento, para evitar así posibles malinterpretaciones de la ley y poder disfrutar de vuestra estancia sin ninguna interrupción.

Úrsula

Escrito por

Úrsula 16/10/2017
Utilizamos cookies de terceros para analizar la navegación de los usuarios y mejorar de este modo nuestros servicios. Si continuas navegando, aceptas el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información sobre las cookies que empleamos en nuestra Política de Privacidad. Acepto