Menu

El Montsec y el Congost de Mont-Rebei, dormir a vista de pájaro.

02/05/2019


Cómo visitar el Montsec en Camper

El Montsec es, entre muchas otras cosas, una tierra de contrastes, en la que solo llegar ya es todo un placer cruzar por el medio de las largas extensiones de fruteros de la zona del Balaguer.

Llegamos con nuestra Camper de Cargoling al pueblo de Àger, que nos da la bienvenida con la serralada del Montsec, alzándose majestuosa justo a sus espaldas. Tierra de vuelos, tanto de animales como de forofos al parapente y otras disciplinas, hace que sea extraño levantar la vista y no ver expertos de estas disciplinas planeando desde las cumbres donde pretendemos llegar.

Para ir hacia estos arcenes, cogeremos la sinuosa y estrecha carretera que pasa por el observatorio, en dirección al Coll de Ares. Ganamos altura muy rápidamente, y en muy poco rato dejaremos atrás la zona boscosa y pasaremos ya a la parte más escarpada y abrupta, hasta que al cabo de poco tiempo el itinerario nos situará en el mismo Coll de Ares. Una vez allí, la carretera sigue para bajar hacia el derramando Norte de la cordillera, pero nosotros cogeremos el desvío de tierra que sale a mano derecha.


Ruta Montsec en camper

Es una pista en muy buen estado, y de anchura más que aceptable, que nos conduce por unas balconadas naturales colgadas al vacío con unas vistas tan enormes como vertiginosas. Merece la pena parar en alguno de estos puntos para parar y coger aire, puesto que llevamos un buen rato en coche si hemos salido de la base de Cargoling en Barcelona.


Cima de Sant Alís en camper

Proseguimos la ruta por la pista hasta que, después de bordear el que nos parece a primer vistazo uno de los cerros más significativos de la carena, llegamos al cim de Sant Alís, y es en este lugar donde se nos presenta media Cataluña a nuestros pies, hasta donde la vista nos llegue. En nuestro caso hemos llegado a media tarde, así que decidimos sacar la mesa y las sillas de la Cargoling para merendar, todavía sin creernos como puede ser que no hayamos visitado uno de los mejores miradores de Cataluña hasta este momento.


La ruta montsec en camper

Es una cumbre que se caracteriza por su viento, sin embargo, no ha sido nuestro caso, y eso nos permite prepararnos para vivir una de las mejor puestas de sol que habremos visto en años. Abrigados, con los pies a raíz del acantilado, y pensando en cómo y por donde se irá el sol, poco a poco van cambiando las tonalidades, y tal como suponíamos, las nubes de media altura que tenemos casi a nuestra altura desde donde estamos hasta el Cadí hacia el nordeste, y hacia el sur la plana de Lleida, se empiezan a teñir de un rojo intenso a medida que el sol empieza a bañarlos por debajo, y, por unos momentos, todo el cielo contrasta con la intensa nevada que está cayendo en las montañas de Tavascan, al norte de donde estamos nosotros, y dónde hace 15 días estábamos haciendo noche.

Las sombras de Sant Alís se proyectan por la carena, y, poco a poco, todo vuelve a coger el tono lila de los anocheceres, pero no nos sabe mal, puesto que como muchos de vosotros sabréis, estamos en uno de los mejores lugares de Europa para poder observar las estrellas, así que, subimos al techo de la camper, nos abrigamos, sacamos una manta y, mientras hacemos la cena en la cocina, empiezan a aparecer las primeras luces en un cielo que no tardará en quedar todo manchado de horizonte a horizonte.

Os aseguramos que os costará entrar otra vez en la furgoneta y renunciar a un crepúsculo como el que tenemos sobre nuestras cabezas, y que nos rodea 360 grados.


Ruta en camper Congost de Mont-rebei


Visita en camper el Congost de Mont-rebei

Como no podía ser de otra forma, nos suena el despertador 30' antes de la salida de sol, y es que es, precisamente 15' antes de que salga el sol, cuando el cielo presenta las mejores tonalidades. Así que en 5' ya nos hemos vestido, abrigado, y en 5' más hemos preparado un café, que llena la Cargoling de un aroma que, si en casa ya nos anima, en un lugar así os aseguro que no tiene precio.

Taza en mano, y muy tapados, respiramos el aire fresco de la mañana, y nos dejamos llevar por la vista que va apareciendo de la mano de las primeras luces del día y de los primeros rayos de sol; en cuestión de momentos toda la cordillera queda bañada por la luz, mientras en el valle, todavía podemos ver las luces de las farolas y de las casas, y como se empiezan a divisar las columnas de humo desde las chimeneas de los hogares, que no han dejado de calentar las casas durante toda la noche.

Ya cargados de energía, y tras un buen desayuno, deshacemos el camino del día anterior por la pista de tierra y continuamos la carretera que dejamos y que sale a mano derecha. Es una carretera que baja suavemente por el vertiente norte de la cordillera del Montsec, ahora con curvas suaves, ahora con curvas más cerradas, y caracterizada por los árboles que crecen cerca del asfalto, las ramas de los cuales a veces entran hasta media calzada, y le otorgan un matiz especial, entre abandonada y bucólica, que por la noche tiene un tono fantasmagórico e intenso. Sin embargo, la vegetación de los arcenes no dificulta la circulación, y en poco rato llegaremos a la carretera principal, que en ocasiones parece una pista de tierra en buen estado, y que nos hace llegar hasta la taquilla de entrada al aparcamiento del Congost de Mont-rebei.


Ruta en camper pel Congost de Mont-rebei

Los fines de semana se tiene que pagar un precio de 5€, pero hay que hacerlo, puesto que está prohibido aparcar en la carretera, y el pueblo más próximo está lejos.

Seguro que habéis visto postales del Congost de Mont-rebei, y os tengo que decir que cualquiera de las fotos mentales que os hayáis hecho del desfiladero, queda eclipsada por la realidad. Es un lugar muy concurrido, y por poco que podáis, os aconsejo hacer esta ruta entre semana, o cuando menos, empezarla a primera hora de la mañana, no por la duración, que con paradas es de 1'5h, sino por la masificación del recorrido.

Excursión no apta para personas con vértigo, puesto que es, literalmente, un sendero excavado en paredes de roca completamente verticales, y que a menudo llegan a los 500m de altura. Así pues, y también para poder admirar este gran accidente geográfico, hay que hacerla disfrutando de cada paso y sin prisas, y solo así podremos admirar sus puentes colgantes, el tono turquesa de sus aguas, y un caminito digno del Señor de los Anillos.


Congost de Mont-rebei en camper

Una vez llegados al aparcamiento ya será la hora de comida, puesto que como os he comentado, merece la pena pararse por el camino a disfrutar de los parajes, así que sacamos de nuevo la mesa y las sillas, y nos disponemos a hacer una comida más que merecida.

En mi caso, no he hecho una segunda noche por problemas de agenda, pero si esta no es vuestra situación, os puedo asegurar que esta tierra nos presenta una infinidad de opciones para conocerla, y para los más atrevidos y atrevidas, como no, tenéis que probar el vuelo en parapente doble, y saltar desde las cumbres donde hemos hecho noche para aterrizar en las cercanías de Àger.


Ruta en camper Congost de Mont rebei

Como siempre, os recomendamos vivir la experiencia de viajar en camper, y os animamos a dar el paso y alquilar una. Podéis hacerlo en cargoling.com

También podéis consultar áreas de camping car (zonas adaptadas para pernoctar campers y auto caravanas) a través del app PARK4NIGHT. Esta aplicación os geolocaliza y sus usuarios os recomiendan los rincones que más se les han gustado para un "park for night".

Jordi Gallejones

Escrito por

Jordi Gallejones 02/05/2019
Utilizamos cookies de terceros para analizar la navegación de los usuarios y mejorar de este modo nuestros servicios. Si continuas navegando, aceptas el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información sobre las cookies que empleamos en nuestra Política de Privacidad. Acepto